10 de marzo de 2014

El prestamista

Es increíble que tan solo con una casa de empeños como escenario principal -aunque hay más escenarios a lo largo de la historia- se pueda construir una historia tan interesante, utilizando un tema como el de los judíos -tan trillado-, pero de una forma totalmente diferente a como se viene mostrando.
Esta historia nos cuenta una parte de la vida de Sol Nazerman: un judío que, tras su paso por un campo de concentración, comienza una "nueva vida" en EE.UU., tras conseguir sobrevivir al intento de exterminio por parte de los nazis. La historia se desarrolla en East Harlem , Manhattan, donde está la casa de empeños de Sol, nuestro protagonista. Hombre de mediana edad atormentado por su pasado: cosa que le provoca tener el carácter que tiene, ser un poco antisocial y tener pesadillas horribles con relación a su estancia en el campo de exterminio.

El libro empieza con un magnífico prólogo que recomiendo leer antes y después de finalizar la lectura. Antes, para poder situarte en la historia y saber algunos datos de interés; y después, para entender mejor algunas partes del prólogo.

"El prestamista" fue escrito a mediados de los años cincuenta por un tal Edward Lewis Wallant del que, como podemos comprobar en el prólogo, nadie se acuerda -o conoce-. Una pena que un libro de esta categoría no sea un clásico, propiamente dicho.

Esta historia nos cuenta el después de la vida de una persona tras haber sobrevivido a tal barbaridad, y el cómo las heridas de aquella experiencia, las que no se ven, la psicológicas, quedan sin curar. Pero todo esto solo lo conocemos a través de la forma de ser de Sol, ya que del Holocausto judío apenas tenemos retazos. Lo que verdaderamente se narra es el día a día en la casa de empeños. Conocemos a personajes muy realistas y peculiares,  empezando por el ayudante de Sol en la tienda: Jesús Ortiz. Es un joven con alma de emprendedor y con muchas ganas de aprender de su jefe, Sol, aunque por el carácter de este le será difícil; también es un poco codicioso, cosa que le llevará a cometer errores fatales. Como este, cada personaje que nos encontramos está perfectamente caracterizado, son verdaderamente creíbles. Los diálogos son de lo mejor. También, el autor profundiza en la ambientación y en la situación social de la época. Nos encontramos con un barrio un tanto marginal donde las personas no tienen ni donde caerse muertas y se ven obligadas a empeñar lo impensable. Claro que Sol se aprovecha de esta situación lo más que puede.

Sin duda es una historia que merece ser leída. Sin grandes sobresaltos, sin acción y sin momentos de tensión -exceptuando el final-, porque no necesita de eso. La trama se nutre de sensaciones, de sentimientos, de momentos incómodos, de momentos de silencio... Es un libro que se tiene que saborear lentamente. Nada tiene que ver el cómo esté narrado, ya que el vocabulario usado es impecable pero sin exceso de descripciones ni ornamentación innecesaria. Es simplemente claro.

El final es inesperado y algo injusto -o precipitado- bajo mi punto de vista. Pero esto no emborrona para nada el conjunto. Es su momento se hizo una adaptación cinematográfica: se estrenó en 1964, en blanco y negro, y por el trailer tiene buena pinta.
Por cierto, el autor tiene más obras publicadas en las que pienso indagar, seguramente lea más de este.

Edward Lewis Wallant
El prestamista (The Pawnbroker)// Edwar Lewis Wallat// trad.: Eduardo Jordá// Libros de asteroide// Sinopsis// trailer de la adaptación al cine// 359 páginas// 2013

12 comentarios:

  1. Una historia muy interesante. La vida de uno de los muchos que sufrió la persecución y seguramente había perdido la esperanza de sobrevivir y además en una profesión de la que muchas veces se ha "acusado" a su pueblo. Espero que lo traten bien y por lo que dices así es. Tendré en cuenta lo que dices del final pero no tener unas expectativas demasiado altas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que precisamente por eso el autor ha querido que su protagonista sea un prestamista, y la verdad es que este queda como un aprovechado y un tacaño...

      Eliminar
  2. No sé si me decidiré. Por el momento, lo dejo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Pues no tiene mala pinta. Con el tema de los finales confieso que soy algo sensible, me cuesta perdonar los más decepcionantes. Pero tampoco creo que en este caso estropee el resto.

    A veces en lo desconocido encontramos pequeñas joyitas, como parece haber sido el caso. A mí me la descubres, no conocía ni novela ni autor esta vez.

    Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En este caso no es que sea un final decepcionante, simplemente me hubiera gustado otra cosa; pero como digo, esto no afecta en nada a grueso del libro.

      Eliminar
  4. Estos libros que se saborean así, despacito, sin necesidad de sobresaltos ni complicadas tramas, que avanzan a golpe de sensaciones más intimas o reposadas son una lecturas que me ganan normalmente. El libro lo tengo, así que me voy contenta por no añadir uno más a los pendientes (porque ya lo estaba) pero agobiada de ver cuánto tengo por leer y que añado más rápido a la lista de lo que leo :(

    Besos y gracias!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también añado más de lo que puedo leer, pero algún día terminare -o más bien empezaré- de leer toda la lista. Tengo esperanza xD. Pues, sabiendo más o menos el tipo de lecturas que te gustan, creo que esta puede ser una de ellas.

      Eliminar
  5. Me gusta, me gusta. Me lo llevo apuntado y a ver si en breves le doy una oportunidad.
    Gracias por la reseña ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Espero que te guste una vez lo leas!

      Eliminar
  6. Qué buenísima pinta, Bea. Este me lo tengo que leer, sí o sí
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Parece interesante, te mando un beso

    ResponderEliminar

¡Gracias por comentar!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...